Renacer : Tejidos de Paz

Mujeres ayudando a mujeres a tejer un futuro mejor puntada a puntada

Duración: Noviembre 2018 – en curso

Contexto/Necesidad

En mayo de 2017, un grupo de expertos en moda y fabricantes se reunieron en Copenhague para discutir algunos aspectos alarmantes. Querían discutir los daños éticos y ambientales producidos por la industria de la ropa.

De hecho, la moda es conocida por tener problemas como: negligencia laboral, contaminación, sobreproducción, desperdicio.

“Renacer: tejidos de paz” es un proyecto que busca aportar el valor de la sostenibilidad en cada paso del proceso productivo de una marca de ropa colombiana para beneficiar a los grupos sociales más vulnerables, como las víctimas de los conflictos armados y las poblaciones nativas de Colombia.

La gravedad de la condición de los derechos de las mujeres colombianas aún no se ha comprendido completamente. Las mujeres colombianas sufren una doble victimización.

En primer lugar, son rehenes de un sistema patriarcal basado en la dominación y la discriminación de género históricamente asentados en el territorio colombiano. Además, esta situación de discriminación se ha visto exacerbada por la presencia del conflicto armado que afecta al Estado colombiano desde hace casi setenta años. En tal contexto, la violencia sexual contra las mujeres se utiliza como arma de guerra. Todos los actores armados estatales y no estatales cometen actos de violencia sexual contra las mujeres y se trata de «una práctica habitual, extensa, sistemática e invisible».

Los paramilitares utilizan ampliamente la violencia sexual para ejercer el control social y territorial sobre las comunidades: las mujeres deben respetar códigos de conducta particulares; de lo contrario, deben ser castigadas.

La actividad económica ilegal continúa alimentando el conflicto y el mayor riesgo de una violencia sexual económica. En respuesta a la alta demanda de servicios sexuales por parte de grupos armados, los carteles del narcotráfico han aumentado el negocio de la prostitución y han facilitado la explotación sexual de mujeres, niñas y niños. En muchas áreas rurales, el establecimiento de la minería ha estado acompañado por el negocio de la prostitución. Las mujeres jóvenes son rescatadas o secuestradas de sus ciudades y familias para ser llevadas a zonas rurales y utilizadas como esclavas alrededor de las minas. Las redes criminales involucradas en actividades mineras ilícitas también han traficado a mujeres y niñas indígenas internamente y a través de las fronteras con el propósito de obligarlas a la prostitución. En 2017, el sistema de la Oficina del Defensor del Pueblo emitió 22 informes sobre el elevado riesgo de violencia sexual relacionada con el conflicto, incluidos dos casos de tráfico transfronterizo de mujeres venezolanas. Cuando la violencia es perpetrada por quien tiene el mandato de proteger a la población civil, los efectos son particularmente peligrosos. En ese caso, las mujeres se quedan sin autoridades a las que pueden recurrir por la justicia.

Las mujeres indígenas y afrocolombianas, además de todos estos factores que afectan a todas las mujeres, tienen que enfrentar una realidad histórica relacionada con la esclavitud, la discriminación racial y los años de aceptada violencia contra ellas. La falta de un sistema eficaz y eficiente en la administración de justicia para la protección de los derechos de las mujeres colombianas empeora la condición de discriminación basada en el género y los riesgos de una revictimización. Muchos obstáculos obstruyen el acceso al sistema de justicia: actitudes patriarcales y racistas del sistema social que influyen en la conducta de los responsables de la administración de justicia, la intimidación y la violencia contra jueces, abogados y testigos. La situación de discriminación y desigualdad produce efectos inevitables en las oportunidades laborales. Colombia presenta, sobre la base de los Índices e Indicadores de Desarrollo Humano (2015), en el 2014, un valor de índice de desarrollo de género de 0,429, que se ubica en el # 92 en un total de 155 estados examinados. Esta desigualdad de género obstruye un genuino desarrollo de las potencialidades del país. El nivel de desempleo entre las mujeres alcanza el 11,6%, mientras que entre los hombres es el 6,6%. La participación de las mujeres en el mercado laboral es de 55,8, contra los 79,7 de los hombres. Sin embargo, a pesar de estos obstáculos, las mujeres colombianas continúan expresándose y pidiendo derechos a la verdad, a la justicia, a la reparación y a las garantías de no repetición.

Objetivo General:

Este proyecto considera la sostenibilidad desde cuatro puntos de vista diferentes. 

  • En primer lugar, en términos de respeto y desarrollo de los derechos humanos universales, el proyecto apunta a capacitar e incluir a las mujeres víctimas del conflicto armado colombiano, en el proceso productivo para crear mejores oportunidades de empleo y mejorar su calidad de vida.
  • La segunda dimensión de la sostenibilidad está conectada al apoyo a la fabricación local. De hecho, todos los procesos productivos de la empresa se mantendrán dentro del territorio colombiano para ayudar a fortalecer la industria textil colombiana que recientemente se ha visto desfavorecida debido a varios acuerdos de libre comercio con China y otros países.
  • Además, otro aspecto principal de la sostenibilidad de esta colección es la inclusión de los productos nativos colombianos en el proceso para apoyar a las comunidades indígenas colombianas mediante la introducción de sus tejidos y técnicas artesanales en la colección. Esta práctica artesanal se promoverá mediante el establecimiento de un precio justo, dentro de las mejores condiciones de trabajo. • Finalmente, para hacer esta colección se utilizarán materiales y suministros sostenibles para reducir los efectos negativos de las fibras existentes. El uso de materias primas y fibras y la eliminación del uso de materiales de alto nivel de huella de carbono es fundamental para evitar repercusiones negativas en el medio ambiente.

Objetivos Específicos:

  • Capacitar e incluir a las mujeres víctimas del conflicto armado colombiano en el proceso productivo que permita su reintegración social debido a mejores oportunidades de trabajo, lo que mejorará su calidad de vida. El liderazgo del proceso productivo y la responsabilidad de la formación profesional de mujeres víctimas también se asignarán a una mujer víctima del conflicto armado.
  • Apoyar la fabricación local
  • Utilizar los productos nativos colombianos en el proceso para apoyar a las comunidades indígenas colombianas mediante la introducción de sus tejidos y técnicas artesanales en la colección.
  • Crear una colección de ropa mediante el uso de un proceso productivo que evite repercusiones negativas para el medio ambiente. • Ampliar el impacto del proyecto mediante la organización de capacitaciones a medida para las mujeres víctimas del conflicto, para proporcionarles una fuente

Colaboración:

Este proyecto será llevado a cabo por HOPE en colaboración con la marca de moda colombiana LEDIEL.

Beneficiarios

  • Mujeres víctimas del conflicto armado colombiano:
    • una inclusión progresiva de las mujeres según el volumen de trabajo. Una primera estimación es tener 12 mujeres empleadas directamente en los primeros dos años del proyecto;
    • 1 capacitadora más 20 aprendices, todas mujeres víctimas del conflicto.
  • Comunidades indígenas colombianas: Embera, 40 personas en total (beneficiarios directos e indirectos).

Resultados esperados

Corto plazo:

  • incluir a dos mujeres víctimas del conflicto en la producción de la colección y, al mismo tiempo, utilizar los productos nativos colombianos en el proceso .
  • Además, capacitar a mujeres víctimas del conflicto en el diseño y confección de ropa .

Mediano plazo:

  • las mujeres pasan de ser víctimas del conflicto a ser actores principales en sus comunidades a través de aprender un trabajo que permita su reintegración social.

Largo plazo:

  • crear un sistema de mercado sostenible para brindar beneficios generalizados a las comunidades colombianas en los territorios nacionales.


Apoya el proyecto:

  • a través de Paypal:

  • a través de la cuenta de ahorros:

BANCOLOMBIA cuenta nr. 690-000121-65 a nombre de HOPE – Humanitarian OPErations.