Áreas temáticas

Empoderamiento de las mujeres

Durante los conflictos armados, las mujeres suelen sufrir una doble victimización.

En primer lugar, a menudo son rehenes de un sistema patriarcal basado en la dominación y la discriminación de género. Segundo, tal situación de discriminación se ve agravada por la presencia del conflicto armado donde la violencia sexual contra las mujeres puede ser usada como un arma de guerra. Todos los actores armados estatales y no estatales, en varios contextos, se dedican a la violencia sexual contra las mujeres y se trata de «una práctica habitual, extensa, sistemática e invisible».

La violencia sexual se usa ampliamente también para ejercer el control social y territorial sobre las comunidades.

Las poblaciones afrodescendientes e indígenas han sido sometidas a una historia de discriminación, exclusión, invisibilidad y desventaja de la naturaleza social, económica y geográfica. De hecho, además de todos estos factores que afectan a todas las mujeres, tienen que lidiar con una realidad histórica relacionada con la esclavitud, la discriminación racial y años de aceptada violencia contra ellas.

La falta de un sistema eficaz y eficiente en la administración de justicia para la protección de los derechos de las mujeres empeora la condición de discriminación basada en el género y los riesgos de una revictimización. Además, la situación de discriminación y desigualdad produce efectos inevitables en las oportunidades de trabajo.

HOPE tiene como objetivo contribuir al empoderamiento de las mujeres y a su desarrollo económico sostenible, a través de soluciones a medida que mejoren el cumplimiento de sus derechos humanos y aumenten su capacidad de resiliencia.


Acción Contra Las Minas

Las minas terrestres antipersonales son dispositivos explosivos diseñados para herir o matar a personas, y su efecto mortal no termina con los conflictos. Incluso décadas después de la firma de la paz, pueden estar debajo o cerca del suelo hasta que una persona o animal active su mecanismo de detonación. Hasta noviembre de 2018, 56 estados y otras cuatro áreas tienen una amenaza identificada de contaminación de minas antipersonal. No existe una estimación creíble del número total de minas terrestres en todo el mundo, sin embargo, el impacto de las minas se puede medir de varias maneras, incluida la cantidad total de tierra que no se puede utilizar debido a la contaminación o la recopilación de datos sobre el número de personas muertas o heridas por las minas.

La acción contra las minas es el dominio humanitario que tiene como objetivo reducir el impacto social, económico y ambiental de las minas terrestres y otros restos explosivos de guerra (REG). La acción contra las minas se ocupa de los muchos efectos de la contaminación de minas terrestres y REG en personas y sociedades.

HOPE tiene como objetivo contribuir a los cinco pilares de la acción contra las minas (desminado, educación sobre el riesgo de las minas, abogacía, asistencia a las víctimas y destrucción de las existencias) mediante el desarrollo de capacidades, asistencia técnica, capacidad de desminado humanitario y apoyo al desarrollo social para las comunidades afectadas.


Apoyo integral a las poblaciones indígenas

Se estima que hay entre 370 y 500 millones de personas indígenas en el mundo, distribuidas en 90 países. Viven en todas las regiones geográficas y representan 5.000 culturas diferentes. Los pueblos indígenas son herederos y practicantes de culturas únicas y formas de relacionarse con los demás y con el medio ambiente.

Sin embargo, es más probable que sean pobres y vulnerables. Si bien representan menos del cinco por ciento de la población mundial, los indígenas representan el 15 por ciento de los más pobres. Tienen más probabilidades de sufrir malnutrición y, a menudo, carecen de protección social y recursos económicos adecuados.

Esto se traduce en una esperanza de vida hasta 20 años menor que la de sus contrapartes no indígenas. A menudo, al carecer de información y atención médica adecuadas, es más probable que contraigan enfermedades como la malaria, la tuberculosis, el VIH y el SIDA.

Además, los pueblos indígenas de todo el mundo enfrentan diversas formas de represión y violaciones de derechos que a menudo se pueden atribuir directa o indirectamente a los legados del colonialismo. En este contexto, las mujeres indígenas son más propensas a sufrir discriminación y violencia.

Ningún objetivo de desarrollo puede cumplirse de manera sostenible cuando persisten profundas desigualdades en todo el mundo, incluidas las que existen entre pueblos indígenas y no indígenas.

HOPE tiene como objetivo contribuir al cumplimiento de los derechos humanos de los indígenas, brindando un apoyo integral de acuerdo con sus necesidades específicas.